El concepto del Registro Internacional de Implantes Mamarios (IBIR) fue formulado en su esfuerzo de proveer a pacientes, físicos, entes reguladores y fabricantes información actualizada y esencial, la cual incrementará el conocimiento en la materia y garantizará seguridad en el uso de implantes mamarios.

 

La aplicación de cualquier dispositivo nuevo en Medicina puede provocar efectos secundarios inesperados en el corto y largo plazo. El registro de implantes mamarios puede proveer la información básica necesaria para evaluar y comparar la calidad de los implantes mamarios, facilitar la detección temprana de defectos en serie y para determinar reacciones y complicaciones en el corto y largo plazo. El registro puede acortar el lapso de tiempo antes de que se perciba cualquier peligro.

 

La colaboración mutua con el Registro Internacional de Implantes Mamarios de todo tipo es además esencial para poder garantizar una completa y puntual información en relación a los diferentes implantes (en relación a sus fabricantes), utilizado en todo el mundo, en tiempo relativamente corto. Debido a que los implantes mamarios rellenos con silicona se encuentran actualmente disponibles en Europa, y los implantes mamarios rellenos de solución salina son mayormente utilizados en los Estados Unidos, el registro combinado, teniendo básicamente la misma base de datos, puede brindarnos la información faltante en relación al mal funcionamiento y complicaciones en el corto y largo plazo de estos dos más populares implantes. El registro puede proveer información concerniente a la necesidad de una segunda cirugía, longevidad, rotura, contracturas capsulares y la comparación entre los distintos tipos de implantes mamarios. 

 

Es posible prever que el Parlamento Europeo y el FDA impondrán, en un futuro, un registro obligatorio para implantes mamarios, ofreciendo seguridad a mayor numero de cirujanos plásticos en el proyecto.

 

IPRAS, ASPS y EQUAM deberán colaborar para incorporar al proyecto la mayor cantidad de cirujanos plásticos para la reconstrucción y estética mamaria. Para incentivar a los cirujanos a unirse al registro, una campaña debe ser lanzada. El IBIR y los registros nacionales, aquellos activos y los que se activarán en un futuro, deberán ser compatibles para incrementar la información incorporada.

 

El registro de implantes mamarios debe ser observado en el contexto general de la seguridad del implante mamario. En concordancia con lo concluido en el EQUAM´s 2000 Consensus Declaration, los pacientes deben ser proporcionados de información completa y actualizada previamente a que firmen el consentimiento.